domingo, 9 de septiembre de 2012

Paul Washer ora y luego suplica por los perdidos


http://www.youtube.com/watch?v=ZdjZS_L_Aec

Título en inglés: "Paul Washer Prays and then Pleads With the Lost" (4:45 min, puesto por illbehonest)

[subitulado en castellano]
https://www.youtube.com/watch?v=sakjZqOHfZg


¡Qué gran salvación es la nuestra!
¡Que tu quitaras toda nuestra condenación y la pusieras sobre Tu Hijo!
¡Que Él muriera una sola vez y para siempre por los pecados de Su pueblo!
¡Que Él expiara nuestro pecado, que Él lo llevara fuera de las puertas de la ciudad, para que nunca más fuera nuestro!
¡Que hayas tomado nuestros pecados y los hayas apartado tan lejos de nosotros, como están el oriente del occidente!
¡Eso, Padre, para que nos presentemos delante de Ti vestidos con la justicia de Jesucristo!
¡No estamos presumiendo de nuestra propia justicia, sino que nos estamos jactando de lo que Tú has hecho por nosotros!  ¡Y lo aceptamos, y nos regocijamos en ello, y nos posicionamos en ello!
Y, Señor, ¡te damos gracias por la obra de regeneración, mediante la cual Tú nos transformaste!  ¡Tú sacaste el corazón nuestro que Te odiaba, y lo reemplazaste por un corazón que te ama!  Tú sacaste el corazón nuestro que amaba el pecado y odiaba la justicia, y lo sustituiste por un corazón nuevo recreado a Tu imagen en justicia verdadera y santidad verdadera!
¡Y te agradecemos, Señor, de que ya no pertenecemos más al reino de las tinieblas, sino que hemos sido trasladados al Reino de Tu amado Hijo!
Y ... agradecemos/valoramos tanto, querido Dios ... que ya no somos más ... esclavos del pecado, sino que podemos ofrecer los miembros de nuestros cuerpos como esclavos de la justicia. Y de que tenemos victoria, ¡incluso sobre el pecado, incluso sobre el diablo, incluso sobre este mundo caído; no por nuestra propia mano, sino por el poder, y la gloria y el honor, y la grandeza de Jesucristo!
¡Y nos posicionamos en esta herencia que Tú nos has dado!
Y, Señor, ¡no vamos a permitir que nadie nos robe este gran regalo, o que nos arrebate el gozo!
Glorifícate, Señor, en Tu pueblo, y permite que Tu pueblo sepa que es amado; que son perdonados, que son convertidos, y que están siendo transformados de gloria en gloria, y que un día van a estar de pie ante Ti ... sin mancha y sin defecto.
Y, oh Dios, a aquel que tenga el menor arrepentimiento, a aquel que tenga la fe más pequeña, ¡permíteles venir y beber de esa fuente libremente!  ¡Oh, Dios, puede haber gente aquí esta mañana que esté diciendo: "Pero, ¿esto es para mí? ¿Esto es para mí?"
Oh, querido amigo, ¿lo quieres? ¿Lo deseas? ¡Entonces, ven! 
¿Tienes sed? ¡Ven!  ¿Tienes hambre?, ¡Ven! ¡Y bebe libremente, come sin costo!
¡Oh, Dios, que la salvación visite muchos, muchos hogares!
En el nombre de Jesús, amén.

No me importa quién eres, no me importa lo que has hecho, Jesucristo es un poderoso Salvador.  Hay un viejo himno calvinista que dice lo siguiente:
"Pecador, no espere hasta que usted piense que está listo,
o hasta que usted piense que está lo suficientemente arrepentido,
o hasta que usted piense que cree lo suficiente.
Porque si usted espera hasta estar listo, no vendrá jamás."
¿Estás sentado ahí en este preciso momento, pensando?: 
"¡Estoy perdido(a), estoy perdido(a)!".  
¿Cómo sabes eso?  ¡Los pecadores no saben eso!  
¡Los corazones malvados endurecidos no saben  que están perdidos!
¡Pero si tú realmente sabes que estás perdido(a), eso es evidencia de una obra de Dios!  
Dices: "¡Oh, yo deseo ser salvado(a)!"
¿Lo deseas? ¿De dónde crees que viene ese deseo? ¡Viene de Él!
¡Así que ven a Él!  ¡Cree en Él!  ¡Arrójate sobre Él, clama a Él!
"¡Oh, Dios, sálvame!"
Y Él será poderoso para salvar, Él es un gran Salvador.

1 comentario:

  1. Eliana, Saludos desde Santiago de Chile, me gustaría saber de donde eres donde te congregas, Saludos.

    ResponderEliminar